Gourmet Experience

Gourmet Experience es uno de los sitios donde fotografiar una de las mejores vistas de la Gran Vía de Madrid. Es un supermercado con productos de alta calidad que se ubica en el 9º piso del Corte Inglés, en la plaza del Callao. Su particularidad es la terraza y el ventanal desde donde se puede ver el famoso edificio Carrión o edificio Capitol, más conocido como el edificio Schweppes desde el aire. También se puede llegar a ver desde aquí el Palacio Real y la catedral de la Almudena al fondo. Así como también ocurre con la azotea del Círculo de Bellas Artes, esto lo convierte en uno de los mejores lugares para hacer fotos panorámicas de Madrid.

 

Gran Vía y edificio Schweppes de noche

Equipo fotográfico recomendado para fotografiar desde el Gourmet Experience

  • Cámara réflex o compacta
  • Objetivos: angular y teleobjetivo medio
  • Filtros: degradados y polarizador
  • Trípode pequeño

Ropa recomendada

  • Ropa normal de calle, ya que es un supermercado con un ventanal panorámico.

A tener en cuenta

  • No llevar un trípode muy aparatoso (si te puedes apañar con un Gorilapod o algo parecido a ese tamaño mejor que mejor). Por un lado porque no hay mucho espacio, y también, puedes molestar a quienes están tomando el café. Las mesas de la cafetería están pegadas al ventanal.
  • Entrada gratuita.
  • Horario: de lunes a jueves de 10:00 a 00:00, viernes y sábados de 11:00 a 1:00 y domingos de 11:00 a 00:00.

Consejos para hacer fotos desde el Gourmet Experience

  • Mejor día. Siempre hay gente, así que cualquiera. De todos modos, como en cualquier otro sitio turístico, se puede probar ir entre semana pero seguramente también habrá gente.
  • Mejor hora. Atardecer y hora azul. Pero ten en cuenta que es una ventana de cristal, y necesitarás un polarizador para quitar reflejos.
  • Mejor lugar. El ventanal que hay al fondo del todo. Es como un pequeño mirador. Y sino, en la última mesa.

 

Fotos desde el Gourmet Experience

 

 

Fotositio descubierto por:

 

Ainara Garcia

/ Ver perfil

La primera vez que estuve tuve la buena suerte de coger la última mesa, la que está al fondo del todo con las mejores vistas. Eran las 12 del mediodía y la luz no era nada del otro mundo, sin embargo, las vistas eran espectaculares. Un año después, volví para la hora azul y esta vez estaba todo repleto de gente. Debe ser algo bastante normal aquí. No pude poner trípode por temas de espacio, así que no me quedó otra que subir ISO y hacer fotos con el mejor pulso posible. Los reflejos al anochecer son otro problema, pero si te acercas mucho al cristal o poniendo un polarizador a tu lente lo puedes resolver fácilmente. Este es en mi opinión uno de los mejores lugares para hacer fotos panorámicas de Madrid, mientras te tomas un calentito café.