Ponte Umberto I

El Ponte Umberto I es uno de los puentes de Roma que cruza el río Tíber. Es uno de los mejores sitios para hacer una foto panorámica del río con la cúpula del Vaticano al fondo. A pesar de contar con centenares del iglesias, la cúpula del Vaticano es la única que iluminan por la noche, y esto lo convierte en un buen motivo para incluir en el skyline de la ciudad, junto al efecto sedoso re las aguas del río si disponemos de un trípode. Sin duda, el Ponte Umberto I es uno de los mejores lugares donde hacer fotos en Roma, y también de los más populares.

 

Vaticano desde el Ponte Umberto I

Equipo fotográfico recomendado para fotografiar desde el Ponte Umberto I

  • Cámara réflex
  • Objetivos: angular y teleobjetivo medio
  • Filtros: degradados y polarizador
  • Trípode
  • Disparador

Ropa recomendada

  • Ropa de calle acorde a la estación en la que vayas. En invierno hace mucho frío y hay mucho humedad, así que abrígate. El resto del año con llevar una chaqueta por si acaso debería ser suficiente.

Precauciones a tener en cuenta

  • Nada que destacar.

Consejos para hacer fotos desde el Ponte Umberto I

  • Mejor día. La desventaja de este lugar es que cualquier día que vayas va a estar lleno de gente debido a que es un lugar muy turístico sobre todo al atardecer. Una buena opción sería probar ir un amanecer entre semana, y fotografiar la cúpula con los primeros rayos de la hora dorada.
  • Mejor hora. Amanecer y atardecer, hora dorada (por la mañana), hora azul y crepúsculo. Al anochecer, el sol se esconde tras la cúpula así que se puede fotografiar cómo las luces de la ciudad se mezclan con los colores del cielo.
  • Mejor lugar. Lo mejor es situarse en la primera mitad del puente, partiendo de Piazza di Ponte Umberto I en dirección al Palazzo de Giustizia. No es recomendable ponerse en la otra mitad puesto que se pierde visibilidad sobre la cúpula del Vaticano.

 

Fotositio descubierto por:

 

Sandra Vallaure

/ Ver perfil

Esta no es ni mucho menos una imagen original de Roma sino todo lo contrario: agrupa parte de los iconos de la ciudad. Había visto esta foto muchas veces en guías, libros e internet y tenía ganas de tener mi propia versión. La foto fue tomada un frío día de febrero en el que el viento casi lo estropea todo pero al final, un poco de suerte y de paciencia, hicieron que consiguiera lo que quería.