Reloj de San Martín

El reloj de San Martín es el icono de Azkoitia, un pueblo ubicado en el corazón de Gipuzkoa, en el País Vasco. En realidad, es una ermita pero todos lo conocen por el característico reloj que se puede ver en su torre, y por eso es conocido como tal. Es visible prácticamente desde cualquier punto de la localidad, ya que se ubica en lo alto del montículo donde se encuentra el barrio de San Martín, el que precisamente da nombre al reloj, o tal vez viceversa. Aunque no es uno de los lugares más conocidos del País Vasco, sí lo es entre los habitantes del valle Urola. Su gran día es el 11 de Noviembre, día de San Martín, y es cuando gente del pueblo así como de localidades cercanas vienen a tocar su campana. Es un reloj con encanto propio y teniendo en cuenta su ubicación privilegiada, desde el punto de vista fotográfico podemos decir que es uno de los mejores lugares donde hacer fotos en Euskadi.

 

Reloj de San Martín

 EQUIPO FOTOGRÁFICO RECOMENDADO PARA FOTOGRAFIAR EL RELOJ DE SAN MARTÍN

  • Cámara réflex
  • Objetivos: angular y teleobjetivo
  • Filtros: degradados y polarizador
  • Trípode

 ROPA RECOMENDADA PARA FOTOGRAFIAR EL RELOJ DE SAN MARTÍN

  • Ropa de calle acorde con la estación en la que se visite.

 PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA PARA FOTOGRAFIAR EL RELOJ DE SAN MARTÍN

  • Nada que destacar.

 CONSEJOS PARA HACER FOTOS EN EL RELOJ DE SAN MARTÍN

  • Mejor hora. Al amanecer, al atardecer, hora dorada y hora azul.
  • Mejor época. Cualquier época es buena. Pero hay que tener en cuenta que en invierno los árboles se quedan sin hojas y tal vez sea la época más triste. Aún así, como es uno de los puntos más altos de Azkoitia, cuando hace nieve se pueden hacer preciosas estampas navideñas.
  • Mejor punto de vista. Hay varios, pero destacaría sobre todo dos: la vista que hay desde los frontones de Oteiza, y desde Auzmendi Bidea (cerca del cementerio).

Fotos del reloj de San Martín:

 

Timelapse del reloj de San Martín:

 

 

Fotositio descubierto por:

 

Ainara Garcia

/ Ver perfil

He visto el reloj de San Martín prácticamente desde que nací. Es donde nació mi madre y desde el balcón de mi abuela es lo primero que se ve. De algún modo, este Fotositio me trae buena suerte. Cuando era una niña, participé en un concurso de dibujo en el que dibujé el reloj de San Martín, y afortunadamente fui la ganadora. Años después me he animado a fotografiarlo. Una vez más el reloj de San Martín me ha sonreído mostrándome su mejor perfil, vestido de un espectacular arco iris en medio de la tormenta.